Cyberbullying ó Ciberacoso : ¿Qué es y Cómo prevenirlo?

¿QUÉ ES?

Es un tipo de acoso que se produce entre menores y en el que se utilizan los medios digitales como: los móviles, las redes sociales, fotos, vídeos, juegos online, correo electrónico, foros y cualquier otra aplicación móvil o servicio de Internet para amenazar, hostigar, humillar o molestar a la víctima, de una forma consciente y repetidamente en el tiempo.

Algunas de las modalidades de acoso son:

  • Insultos electrónicos:Ofensas con o sin connotación sexual
  • Hostigamiento:Envío reiterado de mensajes ofensivos con o sin connotación sexual, a través del correo electrónico, chat, mensajes de texto, WhatsApp, Facebook, entre otros.
  • Suplantación: El acosador(a) se hace pasar por la víctima, usa su contraseña de acceso de sus cuentas en línea y envía mensajes.
  • Ciberpersecusión:Envío frecuente de comunicaciones electrónicas hostigadoras y amenazas.
  • Happy Slapping:Publicación en la red de alguna agresión física grabada con algún medio digital.
  • Extorsión sexual:Extorsión sexual o chantaje de una persona hacia otra con imágenes, audios, mensajes o videos de connotación sexual.
  • Ciberamenaza:Intimidación, hostigamiento,humillación, amenazas o molestias a través de mensajes de textos en chat, llamadas o correo electrónico.
  • Stalking:Persecución obsesiva a la persona con la que se pretende establecer un contacto personal contra su voluntad.
  • Doxing:Obtención de información privada de la víctima a través de las redes o medios virtuales, que al ser compartidas a otros (desconocidos), causan una sensación negativa, que la víctima termina con amenazas de agresión e incluso amenazas de muerte.

¿PORQUÉ ES TAN DAÑINO?

El ciberacoso puede dañar las reputaciones en las redes o medios virtuales no solo de la persona que sufre acoso, sino también de aquellas que acosan o participan en el acoso.

Con el uso de dispositivos tecnológicos, los acosadores pueden atreverse a actuar (cuando no lo harían en persona) o hacerlo de una manera más impulsiva o agresiva, por ejemplo:

El supuesto anonimato que se cree que hay una ausencia de responsabilidad.

La distancia física con la víctima, que dificulta la consciencia sobre el daño causado.

Muchos espectadores suelen sumarse fácilmente, basta con compartir o darle me gusta a los mensajes acosadores de otra persona.

La ausencia de normas claras de comportamiento y mecanismos de regulación social en Internet.

Si hablamos en función de estadísticas, el ciberacoso va en crecimiento en todo el mundo, tal como lo menciona la Encuesta Internacional Ipsos sobre Ciberacoso donde entrevistó a 20.793 personas de 28 países del mundo entre el 23 de marzo y el 6 de abril del 2018, siendo el 75% del total de personas que ha visto o ha oído hablar del ciberacoso. Respecto a Perú, el 83% de la población afirma que las medidas anti-bullying son insuficientes

Por otro lado, en el portal SiseVe del Ministerio de Educación se observa que en los últimos 5 años se han reportado 837 casos de violencia a través del  internet y/o celular.

Asimismo, según datos del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), de febrero a julio de este año (2018) se han reportado 466 casos de acoso virtual en el Perú. La mayoría de ellos se realizaron a través de redes sociales como Facebook y WhatsApp, siendo las víctimas principalmente mujeres (89% de los casos).

¿PORQUÉ SE PRODUCE?

Los motivos pueden ser muchos, pero podemos mencionar algunos de ellos:

  • La falsa creencia de no darle la debida importancia a una mala broma. (¡Es cosa de chicos!).
  • El deseo de venganza ante un conflicto o por enemistad con alguien.
  • La falta de autoestima del acosador, quien trata de ocultarlo mostrando su fuerza en humillar a otros.
  • El deseo de mejorar su estatus social.

¿CUÁLES SERÍAN LAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN?

  • Generar una comunicación abierta con los menores, obteniendo de esa forma su confianza para conocer las aplicaciones que utilizan, el uso de redes sociales, amistades que tienen y qué hacen en la red.
  • Reforzar las habilidades sociales en nuestros hijos como: la autoestima, empatía, autocontrol y resolución de conflictos, de modo que no lleguen a iniciar en ellos el acoso, o en el caso de ya sufrirlos sepan gestionarlo y responder adecuadamente.
  • Enseñar a que cuiden su privacidad, como configurar adecuadamente las opciones de privacidad de las redes sociales, a fin de reducir la exposición de información (mensajes, fotos, vídeos, email, número de teléfono, etc). Así como aconsejarles de conocer a las personas antes de aceptarlas como nuevos contactos en redes u otros medios virtuales.
  • Evitar señalar permanentemente en las publicaciones el lugar exacto en el que se encuentran en tiempo real.
  • Establecer reglas sobre cuánto tiempo puede pasar el menor con el uso de las redes, así como del comportamiento digital, contenido y aplicaciones apropiadas.
  • Gestionar los conflictos lo más pronto posible, antes de que puedan llegar a un ciberacoso.
  • Identificar los cambios repentinos en los menores, por ejemplo cuando muestren agresividad ó reaccionen exageradamente ante una broma.
  • Observar cuando realizan cambios de amistades, o cuando tienen una baja considerable en su rendimiento académico, de igual forma no perder vista en el aumento o indiferencia repentina en el uso del internet.
  • Esto puede ser algunas pistas sobre posibles problemas.